img-20161207-wa0001La vida es maravillosa y yo soy, siempre he sido, una persona muy afortunada.

Esta vez me surgió la oportunidad de ser testigo de la ilusión y las sonrisas de los peques del colegio donde va mi niña….como para no aprovecharla.

Para ello, tuve que disfrazarme de Chucu, la mascota de su curso, y sin decir nada, para que no me reconocieran por la voz, una mañana aparecí en su clase.

Tras la sorpresa inicial de los nenes que no sabían cómo reaccionar llegaron los brillos en los ojos, las sonrisas de oreja a oreja, los abrazos, los besos y las palabras de cariño.¡¡Tan emocionados, tan dulces!!

Y yo, testigo en primera línea, espero recordar siempre la expresión de su carita …. cuesta tan poco hacer feliz a un niño.

Porque te lo pueden contar, pero no es lo mismo que vivirlo, no es lo mismo que compartir esos momentos.

Así que mil gracias al AMPA del cole, mil gracias al colegio, mil gracias a los papás y mamás que estaban ocupados, y mil gracias (y más ) a la VIDA, por regalarme este momento.

¿Cuántos motivos tienes tú para dar GRACIAS el día de hoy?