Ya ha pasado un mes desde que te marcaste los propósitos para este año 2018. Bueno, espero que te los marcaras, si tu intención es dirigir tus pasos, tu atención y tus acciones hacia algún objetivo concreto.

¿Cómo los llevas?

¿Has hecho lo que te propusiste?

¿Te has encontrado con alguna dificultad?

No me vale que pienses que solo ha pasado un mes y que tienes otros once por delante.

No me vale porque han pasado 3o días, con sus horas y oportunidades de acercarte un poquito más a lo que te habías propuesto.

¿A ti te vale? ¿Te merece la pena el esfuerzo realizado hasta ahora? ¿Estás dispuest@ a seguir avanzando? o ¿Has decidido tirar la toalla, como suele decirse? 

Sinceramente…

¿Has hecho todo, todo, lo que está en tu mano, para facilitarte la consecución de lo que te habías propuesto? ¿Seguro?

¿Has hecho contigo mism@ una lluvia de ideas sobre pequeños pasos que te acerquen a tu Objetivo?

¿Qué vas a hacer ante las dificultades, contratiempos o pruebas con las que te encuentres? ¿Cómo vas a reaccionar ante ellas?

Aunque… muchas veces la cuestión no está en el Hacer. Está en el SER.

¿Sabes realmente quien Eres? ¿Y quién quieres SER? Ahí tienes la Clave.